Saltar al contenido

LA PROPIEDAD Y SU EVOLUCIÓN, DESDE LA PERSPECTIVA DEL DERECHO ROMANO Y EL CÓDIGO CIVIL PERUANO

mayo 15, 2024
INDICE DEL CONTENIDO

    INTRODUCCIÓN

    El derecho al ser una ciencia social, se requiere de amplios conocimientos desde la perspectiva lógica, histórica, dogmática, filosófica, etc, en ese sentido, todo aquel que estudias ciencias jurídicas debe convertirse en un lector e investigador, esto no resulta tan fácil, debido a los tecnicismos y a la evolución del derecho; cuando revisamos nuestro actual código civil, encontramos artículos muy cortos, que a simple vista quizá podemos decir que le falta desarrollo , para entender cada uno de los capítulos y artículo  debemos analizar la jurisprudencia, la doctrina y su evolución, en ese sentido, la presente investigación tiene como propósito estudiar la evolución del concepto de propiedad desde el derecho romanos hasta nuestro código civil, en efecto, es pertinente formular la interrogante : ¿Cómo ha evolucionado la protección legal de la propiedad desde el derecho romano hasta las disposiciones del código civil peruano?, la importancia de esta investigación se centra en lograr entender si nuestro código civil actual ha sido influenciado por el derecho romano, con lo cual nos permitirá a cada uno de nosotros encontrar el nacimiento de nuestro sistema jurídico en materia civil, bajo esta premisa lograremos entender si el concepto de propiedad se basa en los sistemas jurídicos contemporáneos  o no.

    RESUMEN

    En el derecho romano, la propiedad se basaba en el concepto de señorío, que otorgaba al propietario poder absoluto sobre la propiedad. El concepto evolucionó desde un enfoque puramente individualista hacia una visión más social y colectiva. Al principio, sólo los ciudadanos romanos tenían plenos derechos de propiedad, mientras que los extranjeros y los esclavos tenían derechos limitados. A medida que creció el Imperio Romano, el concepto de propiedad cambió. La propiedad privada se expandió y se desarrollaron leyes y regulaciones más complejas para la transferencia y compra de propiedad. El derecho romano sentó las bases para conceptos jurídicos básicos como posesión, usufructo (adquirir propiedad mediante posesión continua) y restricciones a la propiedad en interés público (como regulaciones sobre el uso de recursos naturales).

    El Código Civil Peruano, promulgado en 1984, se basa en el derecho napoleónico y combina tradiciones jurídicas como el derecho romano y el derecho español. En materia de propiedad, reconoce la propiedad privada, pero con ciertas restricciones y regulaciones diseñadas para proteger los intereses públicos y sociales. Determina los derechos y obligaciones del propietario, así como los mecanismos de adquisición, transmisión y restricción de la propiedad. El Código Civil peruano también aborda la función social de la propiedad, reconociendo que el ejercicio de los derechos de propiedad debe estar alineado con el bienestar colectivo.

    El derecho romano y el Código Civil peruano influyeron significativamente en el concepto y desarrollo de la propiedad. Desde el dominium romano al principio de propiedad privada con restricciones sociales, en el Código Civil del Perú observamos un tránsito de una visión puramente individualista a una visión más equilibrada que toma en cuenta el bienestar común y los intereses colectivos.

    En su acepción civil, la propiedad es un derecho real que, como la mayoría de nuestras instituciones civiles, proviene del derecho romano. Por lo que, su contenido ha cambiado a lo largo de la historia, siendo que ha sorprendido a los operadores jurídicos la forma en como la doctrina jurídica ha ido variando la definición de sus caracteres clásicos con el único fin de seguir percibiéndolo con las cualidades que la dotaron en la Roma Antigua. (Guarniz, 1996)

    Posteriormente, en la época preliberal o feudal se dividió el dominio directo del señor feudal y dominio útil del que cultiva, situación que dio origen a diversas afectaciones a la propiedad que dio como resultado el denominado régimen de manos muertas.  Y más adelante con la vigencia de la escuela del derecho natural, se reconoce a la propiedad como un derecho natural del hombre -intrínseco a su naturaleza-, lo que entonces suponía que debía tutelarse de las afectaciones de los poderes políticos o de terceros; y, los límites de la misma se encontraban en el respeto a los derechos de los demás. (Mendoza del Maestro, 2013)

    Código Civil de 1852: En cuanto a la regulación jurídica de la propiedad en el cuerpo normativo civil de 1852, destacaron dos articulados que se enuncian a continuación:

    Artículo 574°: A través de este artículo, se manifiesta como una posición clásica doctrinaria del traspaso de la propiedad producto de la relación obligatoria.

    Artículo 1232.- Del cual se concretiza la formalidad inherente a la celebración de dicho tipo de contrato.

    Según Mendoza del Maestro (2013):  El código de Napoleón en su art. 544 refiere que: “La propiedad es el derecho de gozar y disponer de las cosas de la manera más absoluta, con tal que no se haga un uso de las mismas prohibido por las leyes o los reglamentos” (p.3).

    Del análisis comparativo se colige que dicho artículo influyó en nuestro art. 460 del Código Civil de 1852: “Propiedad o dominio es el derecho de gozar y disponer de las cosas”, atenuando el pensamiento liberal francés. Por lo que, si bien se considera que el Código de Napoleón, bajo la influencia de las ideas liberales de la revolución, otorgó a la propiedad un lugar privilegiado, no puede deducirse de ello un derecho irrestricto, dado que tenía sus límites en la Ley  (Trazegnies, 2008).

    Código Civil de 1936: Posteriormente, con la aparición del Código Civil de 1936, se dio paso a la consolidación del sistema registral, al fortalecimiento del tercero registral y como era de suponerse a la consolidación de principios registrales y aparición de la fe pública registral.

    Artículo 1050°: Por el cual, se desliga el concepto de oponibilidad registral.

    Artículo 1051°.- Lo que hoy se conoce como cancelación a nivel registral del derecho de propiedad.

    Artículo 1052°.- Precisamente, emana el principio de fe pública registral.

    Código Civil de 1984: Para la doctrina nacional, se tiene que tradicionalmente el derecho de propiedad radica en la enumeración de las principales facultades que integran su contenido. Así, se observa en la más famosa de las definiciones nacidas en Bizancio: dominium est ius utendi et abutendi re sua quatenu iuris ratio patitur.  Esta forma de definir la propiedad pasó al Código francés de 1804, cuyo artículo 544 señala que “la propiedad es el derecho de gozar y disponer de las cosas del modo más absoluto con tal que no haga de ellos un uso prohibido por la ley o los reglamentos”; luego a todos los códigos latinos que lo imitan, entre ellos, el Código Civil peruano (Vasquez 2003, p.45).

    Artículo 923°: Como se puede advertir, concepto influenciado por los cimientos del Derecho Romano, sitúa los cuatro atributos de la propiedad.

    Artículo 947°:  Nos evoca la regla del “non dominus” guarda concordancia con las reglas previas transcritas, siendo que esta regla tiene como primer elemento la buena fe y la tradición (la entrega) del bien mueble, que, en mérito a las reglas antes señaladas, hace a quien recibe el bien mueble propietario del mismo. (Orbegoso, 2021)

    Artículo 949°: Cuyo antecedente lo podemos encontrar en el Código Civil de 1936 y el Código Civil de 1852, los cuales a su vez son herencia e influencia del Código Civil francés.

    Constitución Política del Perú:

    En el marco de un Estado constitucional de derecho, hay aspectos del derecho civil que por su importancia en la vida de las personas han tenido que constitucionalizarse. Ello, significó también que el derecho a la propiedad, recogido en el Código Civil de 1984, fuera incorporado, como derecho constitucional, en la Constitución Política de 1993, siguiendo la tradición constitucional de su antecesora, la Constitución de 1979. Por ende, ante un contexto jurídico constitucionalizado, entendemos que el derecho a la propiedad, derecho civil por naturaleza, para poder interpretarse, debe encajar sus disposiciones, sus alcances y su contenido en lo dispuesto por la Constitución Política, así como considerar la interpretación vinculante dada por el mismo supremo intérprete de la Constitución peruana, el Tribunal Constitucional (TC). (Roel, 2022).

    A lo antes expuesto, el articulado que lo comprende:

    Artículo 2°: Toda persona tiene derecho…

    • Inciso 16: “A la propiedad y a la herencia. (…)”: El mencionado inciso hace referencia al derecho de propiedad como derecho fundamental de nuestra Carta Magna.

    Artículo 70: De este artículo se colige que, en ejercicio de este derecho fundamental, emerge la inviolabilidad del mismo, a fin de salvaguardar el interés general de sus titulares.

    Fuentes jurídicas que regulaban la propiedad en el derecho romano.

    Pues bien, los comentaristas del derecho romano señalaban que la propiedad era un derecho absoluto, exclusivo, perpetuo y real, lo que actualmente sigue sosteniéndose dada la existencia de tales caracteres, aunque substancialmente redefinidos. Pedre, nos señala las características que tuvo la propiedad en sus inicios:

    -Perpetua: No se terminaba por el no ejercicio, ni tampoco se regulaban en sus orígenes sus causas de extinción.

    -Absoluta: Las facultades del titular eran ilimitadas relativamente, pero no se encontraban prohibidas sus potestades de una forma taxativa.

    -Exclusiva: No había una simultaneidad en la titularidad ni en el núcleo de la unidad familiar donde el paterfamilias era el dominus. Sin embargo, la existencia de diversas teorías que trataron de dar explicación a la cuestión de cómo era posible que teniendo la propiedad este carácter de exclusividad pueda haber varios derechos sobre una misma cosa que correspondan a varias personas al mismo tiempo, es el caso del condominio. (Ramos,1986, citado por, Pedre, 2017, p. 11)

    -Inmune: Dado que desde sus inicios hasta Diocleciano en el siglo III d.C estuvo exenta de tributación. Aunque la regla general era la exención del pago de impuestos, la propiedad provincial sí estaba sujeta al pago de un tributo denominado stipendium, y que tenía su razón de ser en el interés económico que suponía para Roma el suelo extra itálico.

    Existencia de límites sagrados: Estos límites procedían de la realización de una ceremonia denominada limitati . Dichos límites constituían un espacio libre alrededor de los fundos titularidad de los ciudadanos romanos (quirites), los territorios que no estaban limitados constituían lo que se denominaba el ager publicus.

    Concepto de la propiedad en el derecho romano

    La propiedad en Roma era el derecho real de usar, gozar y disponer de las cosas, de las cuales se es propietario, sujeto a las restricciones impuestas por la ley y defendible por acción reivindicatoria. Ello implicaba, señoría real y efectiva sobre las cosas que integran el patrimonio e inviolabilidad del derecho de propiedad. Estos poderes subjetivos del propietario, que dimanan de la naturaleza del derecho de dominio, y se ejercen sobre la cosa misma

    Como he señalado anteriormente, el contenido del derecho de propiedad varía conforme vamos avanzando en las distintas épocas fundamentalmente en Roma y debido a factores altamente cambiantes como pueden ser los económicos, sociales o culturales.

    Lo que evidencia que, tal y como nos indica Pedre (2017) en el derecho romano encontramos diversas concepciones de propiedad, ya sea colectiva; copropiedad familiar o la propiedad individual.

     Fuentes jurídicas que regulaban la propiedad.

    Las principales fuentes del derecho romano que regulaban la propiedad eran, el jus civile, el jus honorarium, el jus Gentium y el jus naturale:

    El jus civile. Establecía un tipo especial de propiedad, el dominio, en el que una persona tenía plena posesión sobre una cosa, incluido el derecho de disfrute, uso y disposición. El dominio se podía transferir mediante actos legales, como el contrato de compraventa.

     El jus honorarium. Esta fuente del derecho que se basaba en la costumbre romana. En este tipo de derecho, la propiedad se concebía como una manera de relacionarse con las cosas y los otros seres humanos. La costumbre en el jus honorarium incluía las prácticas y actitudes habituales, así como las leyes locales. Estas leyes eran reconocidas y respetadas por toda la sociedad.

    El jus Gentium. Era una fuente jurídica que trataba sobre los derechos y las obligaciones entre los ciudadanos de distintos países. En este derecho, se distinguían dos tipos de propiedad, la propiedad privada y la propiedad pública. La propiedad privada era la propiedad que una persona tenía sobre sus bienes personales, mientras que la propiedad pública era la propiedad del Estado

    El jus naturale. Este tipo de fuente jurídica se basaba en los derechos de la naturaleza y en la razón. Según esta concepción, los derechos del individuo no dependían de la ley positiva, sino de la naturaleza. Por ejemplo, en el derecho de propiedad, los seres humanos tenían un derecho natural a poseer bienes, ya que eran racionales y dotados de razón.

    Por otro lado, el derecho romano reconocía tres tipos de fuentes jurídicas: la ley, la jurisprudencia y la doctrina. La ley era el sistema de leyes civiles romanas, escritas y promulgadas por los magistrados. La jurisprudencia era el uso práctico de la ley, que se deriva de los casos particulares. La doctrina era la interpretación y comentario de la ley por parte de los juristas romanos.

     Por otro lado, se tienen las 12 tablas del derecho romano eran un conjunto de leyes escritas que se consideraban las primeras leyes de Roma. Se originaron en el siglo V a.C., y eran un conjunto de reglas jurídicas que regulaban temas como la familia, la herencia, la propiedad y los crímenes. Estas leyes también contenían disposiciones sobre el matrimonio y el divorcio, y algunos códigos de conducta en sociedad romana.

    Rol de la propiedad en la sociedad romana.

    El rol de la propiedad en la sociedad romana era muy importante. La propiedad privada era un componente fundamental de la sociedad romana, y tenía un gran impacto en la distribución de la riqueza y el poder. Muchos de los hombres más ricos y poderosos de la época eran propietarios de grandes extensiones de tierra. la propiedad tenía varios efectos en la sociedad romana. Por otro lado, la propiedad era una fuente de riqueza y poder, y los propietarios podían usar su riqueza para comprar influencia política. Además, la propiedad era una fuente de estatus y prestigio social, y los propietarios de tierras podían tener un gran peso en la comunidad local.

    Por lo general, los ciudadanos romanos tenían derecho a la propiedad privada. Esto incluía los hombres y los niños de familias romanas, así como los esclavos. Sin embargo, había algunas limitaciones. Por ejemplo, las mujeres romanas no tenían derecho a la propiedad privada, y tampoco podían heredar bienes. Además, los nativos de Italia no podían tener propiedades. Incluso si una mujer casada tenía bienes, estos se consideraban propiedad de su esposo. Esto quedó en el registro legal hasta la introducción del nuevo Código de Justiniano en el año 534 d.C. Este código permitía a las mujeres casadas tener propiedad.

    La sociedad romana las propiedades no eran formales como las propiedades actuales, la formalidad de derecho a la propiedad se basaba en el uso y la posesión de los bienes. Esto significa que, si una persona tenía uso y posesión de un bien, era considerado suyo, independientemente de si estaba registrado en un documento legal o no. Los romanos no tenían un sistema de registro de propiedad formal, como el que tenemos hoy en día. Esto a veces causaba controversias en los ciudadanos romanos.

    Crovi, (1994) en su estudio manifiesta que La propiedad soberana y el poder doméstico del paterfamilias son una unidad inseparable. Por otro lado, los derechos del paterfamilias sobre sus esposas e hijos eran esencialmente los mismos, además los derechos en los esclavos y el ganado. Los derechos se basan en la potestad doméstica del cabeza de familia, en todo lo que existe en la familia. Por ejemplo, las personas, los esclavos y los objetos estaban sujetos a un poder soberano, llamado pode mancipium. Por lo tanto, las cosas familiares estaban bajo el poder del pater familias, teniendo presente que la propiedad se concentra en el feje de familia sirve para los intereses de todo el grupo en su totalidad.

     Derecho de Propiedad en el Código Civil Peruano

    El Código Civil del Perú define la propiedad como el dominio, uso y disfrute de las cosas, por una persona y para un propósito legal.  El dominio es el poder de disfrutar del bien, y puede ser absoluto o relativo.

    El dominio absoluto. Es el poder de disfrutar y disponer de un bien sin limitaciones ni restricción alguna. El propietario de un bien con dominio absoluto puede vender, ceder, rentar o donar el bien, y puede disponer de él de cualquier forma. Por ejemplo, el propietario de una casa con dominio absoluto puede venderla, o también puede alquilarla, donarla o heredarla.

    El dominio relativo. Es un poder de disfrute y disposición limitado. El propietario de un bien con dominio relativo puede realizar actos relativos al bien, pero estos actos están limitados por una limitación legal. Por ejemplo, una persona que alquila una casa puede usarla, pero no puede venderla o heredarla, ya que la propiedad de la casa sigue perteneciendo al dueño del inmueble.

    El Derecho de propiedad en Roma (Mancipium – Nexus)

    Según Suarez, (2015) en su revista nos manifiesta que, de acuerdo con la historia y el derecho anterior, y con la normativa civil vigente, podemos sostener que la propiedad es el ejercicio del poder de transferencia y «soberanía» que todo ciudadano tiene sobre una cosa, lo que da lugar a una serie de facultades subjetivas, de diversos grados. Sin embargo, desde el punto de vista procesal, el propietario tiene el derecho a probar la exactitud de la cosa que cree suya frente a cualquier tercero propietario. Además, señala que, en España, el derecho de propiedad es una institución jurídica que ha evolucionado a lo largo de muchos siglos y tiene sus raíces, además de precedentes históricos y jurídicos, en el ordenamiento jurídico de la civilización romana. Por tanto, podemos tomar como punto de partida un análisis de los orígenes primitivos y de la evolución histórica y jurídica del ámbito de una determinada civilización.

    Por otro lado, Suarez, (2015), nos hace mención sobre el artículo 348 del actual Código Civil señala que «la propiedad es el derecho a disfrutar y disponer de algo, sin más restricciones que las que determina la ley». La estructura legal no incluye el término señorío, que quizás esté más acorde con nuestra tradición jurídica e historia civil. Lo mismo ocurre con el concepto de dominio, que fue un término del derecho civil romano durante la república. Nuestros legisladores prefieren la palabra proprietas, que se refiere claramente a los bienes propios, y a la propiedad. Sin embargo, la propiedad es una institución jurídica que en la época republicana significaba propiedad vacía separada de usufructo.

    Crovi, (1994), Señala que en las fuentes romanas no se encuentra una definición del derecho de propiedad, pero, por otro lado, conocemos las características que, en diferentes períodos del desarrollo histórico del pueblo romano, representan el poder de dominación legal de una persona sobre una cosa. Lo que ahora podemos decir con absoluta certeza es que el derecho de propiedad aparece como el primer derecho de todas las personas, es decir: poder jurídico exclusivo sobre una cosa física. Por lo tanto, podríamos decir que la propiedad es el derecho que las personas sobre una cosa, de igual formar el propietario no necesariamente tiene que vivir en sus propiedades para que sea dueño muchas veces las propiedades físicas está en manos de terceros, pero igual jurídicamente sigue siendo el titular de la poquedad.

    Inscripción de propiedad aplicando la norma del código civil

    Martínez, (2018) en su tesis nos manifiesta que las posibles causas que dan lugar a estas manifestaciones se encuentran las siguientes: La existencia de derechos declarativos sustentados por la SUNARP según lo establece la Ley artículo 26366; Artículo 949.- Transferencia del título de un bien inmueble tan solo con vender un determinado inmueble convierte al acreedor en su propietario, la propiedad que adquirida por  un comprador de forma inmediata obtiene la posesión, ,pero en algunos casos que pueda existir más de un comprador, finalmente se puede convertir en un litigio.

    Por otro lado, Martínez, (2018) nos manifiesta que las inscripciones registrales, especialmente cuando se trata del Registro de la Propiedad, por regla general, tienen carácter declarativo, es decir, su finalidad es simplemente poner en conocimiento de terceros una determinada acción o transacción ocurrida de una propiedad. En la doctrina registral sabemos que el concepto de inscripción se refiere a la transferencia realizada en los libros de Registro, del contenido de los derechos reales entregados para sean titulados en registros públicos, con el fin de darles carácter permanente. Y también para que la persona que recibe el registro consiga sus derechos protegidos de posibles intromisiones de terceros.

    Martínez, (2018) nos dice que el sistema registral peruano tiene su origen en el Registro de las propiedades de 1888, que creó un sistema de registro descentralizado en el que se inscriben las propiedades en las que se encuentran. Posteriormente, en el Código Civil de 1936, se incluyó en el Libro IV la regulación de los registros públicos. Allí se resumen los registros existentes, como, por ejemplo: registro de los bienes inmuebles, registro de personas jurídicas, etc. toda una clasificación y sigue siendo válida hasta entonces.

    Según, Navarro, (2017) en su tesis nos manifiesta, los cuales pasan a ser propietarios formales al amparo de los artículos 2022 y 2014 del Código Civil. Ante estos hechos fundamentales, el propietario formal, la jurisprudencia se divide, protegiendo, por un lado, la defensa de terceros durante el registro, por el otro, la protección del adquirente que legalmente posee el inmueble. cifras que apenas se utilizan en nuestro sistema. Permitido para estos casos. Se reafirma que la información proporcionada por los registros públicos no es suficiente para identificar como propietarios a quienes alegan buena fe, ya que, si la propiedad garantiza la seguridad del goce de los bienes, la base que se le atribuye es también la posesión al registrarse aparece en los registros públicos. Se puede concluir que, para una adecuada protección, es necesario incluir la posesión como elemento adicional en el artículo 2014 del Código Civil.

    Por otro lado, Navarro, (2017) también nos habla de la prescripción adquisitiva es un método de adquisición de bienes en el tiempo, según lo expresan los artículos 950 y 951 del Código Civil. Es un método de adquisición de bienes porque se produce sobre la base de que el propietario se convierte en dueño del inmueble con el tiempo, mediante la adquisición del dominio, cuya finalidad es reconocer a quien lo posee como dueño del inmueble. bienes que tenía, usándolos como si fuera su verdadero dueño, durante el período señalado por la ley.

     

    Rol de la propiedad en la sociedad romana.

    El rol de la propiedad en la sociedad romana era muy importante. La propiedad privada era un componente fundamental de la sociedad romana, y tenía un gran impacto en la distribución de la riqueza y el poder. Muchos de los hombres más ricos y poderosos de la época eran propietarios de grandes extensiones de tierra. la propiedad tenía varios efectos en la sociedad romana. Por otro lado, la propiedad era una fuente de riqueza y poder, y los propietarios podían usar su riqueza para comprar influencia política. Además, la propiedad era una fuente de estatus y prestigio social, y los propietarios de tierras podían tener un gran peso en la comunidad local.

    Por lo general, los ciudadanos romanos tenían derecho a la propiedad privada. Esto incluía los hombres y los niños de familias romanas, así como los esclavos. Sin embargo, había algunas limitaciones. Por ejemplo, las mujeres romanas no tenían derecho a la propiedad privada, y tampoco podían heredar bienes. Además, los nativos de Italia no podían tener propiedades. Incluso si una mujer casada tenía bienes, estos se consideraban propiedad de su esposo. Esto quedó en el registro legal hasta la introducción del nuevo Código de Justiniano en el año 534 d.C. Este código permitía a las mujeres casadas tener propiedad.

    En la sociedad romana las propiedades no eran formales como las propiedades actuales, la formalidad de derecho a la propiedad se basaba en el uso y la posesión de los bienes. Esto significa que, si una persona tenía uso y posesión de un bien, era considerado suyo, independientemente de si estaba registrado en un documento legal o no. Los romanos no tenían un sistema de registro de propiedad formal, como el que tenemos hoy en día. Esto a veces causaba controversias en los ciudadanos romanos.

    Derecho de Propiedad en el Código Civil Peruano

    En el Código Civil Peruano, el derecho de propiedad está regulado en los artículos 923. La propiedad es uno de los bienes jurídicos más importantes en el Código Civil Peruano, y se define como el dominio de una persona sobre un bien. El dominio es el poder de disfrutar del bien, y puede ser absoluto o relativo.

    El dominio absoluto. Es el poder de disfrutar y disponer de un bien sin limitaciones. El propietario de un bien con dominio absoluto puede vender, ceder, rentar o donar el bien, y puede disponer de él de cualquier forma. Por ejemplo, el propietario de una casa con dominio absoluto puede venderla, o también puede alquilarla, donarla o heredarla.

    El dominio relativo. Es un poder de disfrute y disposición limitado. El propietario de un bien con dominio relativo puede realizar actos relativos al bien, pero estos actos están limitados por una limitación legal. Por ejemplo, una persona que alquila una casa puede usarla, pero no puede venderla o heredarla, ya que la propiedad de la casa sigue perteneciendo al dueño del inmueble.

    Según, Navarro, (2017) en su tesis nos manifiesta, los cuales pasan a ser propietarios formales al amparo de los artículos 2022 y 2014 del Código Civil. Ante estos hechos fundamentales, el propietario formal, la jurisprudencia se divide, protegiendo, por un lado, la defensa de terceros durante el registro, por el otro, la protección del adquirente que legalmente posee el inmueble. cifras que apenas se utilizan en nuestro sistema. Permitido para estos casos. Se reafirma que la información proporcionada por los registros públicos no es suficiente para identificar como propietarios a quienes alegan buena fe, ya que, si la propiedad garantiza la seguridad del goce de los bienes, la base que se le atribuye es también la posesión al registrarse aparece en los registros públicos. Se puede concluir que, para una adecuada protección, es necesario incluir la posesión como elemento adicional en el artículo 2014 del Código Civil.

    Por otro lado, Navarro, (2017) también nos habla de la prescripción adquisitiva es un método de adquisición de bienes en el tiempo, según lo expresan los artículos 950 y 951 del Código Civil. Es un método de adquisición de bienes porque se produce sobre la base de que el propietario se convierte en dueño del inmueble con el tiempo, mediante la adquisición del dominio, cuya finalidad es reconocer a quien lo posee como dueño del inmueble. bienes que tenía, usándolos como si fuera su verdadero dueño, durante el período señalado por la ley.

     Principios y disposiciones relevantes sobre la propiedad

    En el contexto de este derecho, existen varios principios que suelen estar presentes en los marcos legales y constitucionales. A continuación, se detallan algunos de los más comunes (Proudhon, 2018).

    Derecho Fundamental: La propiedad se reconoce como un derecho base e indispensable en muchas constituciones, garantizando a los ciudadanos la capacidad de poseer y disfrutar de bienes.

    Derecho Real: La propiedad se considera un derecho real, puesto que su finalidad es establecer directamente un vínculo entre la persona (titular) y el bien en cuestión, con la capacidad de ejercer diversos atributos sobre ese bien.

    Absolutividad: La propiedad es un derecho absoluto, otorgando al titular todos los derechos y facultades que recaen sobre el bien, como el uso, disfrute y disposición.

    Exclusividad: La propiedad confiere exclusividad al titular, eliminando cualquier otro derecho sobre el bien. Incluso en situaciones de copropiedad, cada copropietario tiene un derecho exclusivo sobre su parte.

    Perpetuidad: La propiedad tiende a ser perpetua, no extinguiéndose por el mero no uso. Este principio asegura la estabilidad del derecho de propiedad a lo largo del tiempo.

    Por otro lado, en cuanto a las disposiciones relevantes Serrano (2018), destaca:

    -Las leyes suelen especificar más detalladamente las especificaciones que corresponden al derecho de propiedad, como la utilización, goce y disposición y la reivindicación, delineando las facultades del propietario sobre el bien.

    -Las constituciones suelen consagrar y proteger este derecho, para velar porque todas las personas tengan acceso a este derecho y que nadie sea privado de ella arbitrariamente, por lo que defiende y propone los mecanismos legales para su protección.

    -Las leyes también establecen límites y restricciones al derecho de propiedad en aras del bien común, la seguridad pública o el interés social. Estos límites pueden incluir regulaciones ambientales, urbanísticas o de salud pública.

    -Las disposiciones legales delinean los procedimientos legales para reivindicar la propiedad en caso de disputas, estableciendo cómo el propietario puede recuperar su bien en caso de pérdida o usurpación.

    -Las leyes a menudo requieren el registro de la propiedad para que de esa forma se pueda garantizar la publicidad y la seguridad jurídica. Estos registros proporcionan información sobre la titularidad y los gravámenes asociados a un bien.

    Características de la propiedad en el derecho romano

    La propiedad constituye un derecho real, siendo el más completo y relevante de acuerdo con lo estipulado dentro de nuestra normativa civil peruana. En este contexto, se comprende que la propiedad otorga al propietario un poder jurídico que le faculta para utilizar, disfrutar, disponer y reivindicar su propiedad, de acuerdo con lo regulado en el artículo 923° de la mencionada normativa.

    Desde esta perspectiva, el derecho de propiedad posibilita su utilización en beneficio propio, aunque no siempre implique un beneficio económico directo. Existe, sin embargo, un aprovechamiento indirecto al evitar, por ejemplo, los costos asociados al alquiler de una vivienda. Asimismo, el disfrute de la propiedad implica la apropiación de los frutos del bien, generando un beneficio económico para el propietario, dado que los frutos hacen referencia a los excedentes o ingresos generados por el bien (Pérez, 2018).

    La disposición de la propiedad es un atributo exclusivamente inherente al propietario, manifestándose a través de actos de disposición material y legal. En cuanto a la disposición material, el propietario tiene la libertad de disponer del bien según su criterio, mientras que la disposición legal abarca actos como la venta o la donación. Es esencial destacar que, aunque la propiedad puede concluir para el titular, el derecho subsiste para el nuevo adquirente, conforme a lo establecido por la constitución (Varsi, 2019).

    En el marco de nuestra constitución, la propiedad no solo abarca lo relacionado a los objetos materiales, sino que se extiende al concepto más amplio de patrimonio, englobando activos y pasivos de la persona. Cualquier acción u omisión dirigida a perturbar la propiedad debe ser protegida, según los procedimientos regulares establecidos en el proceso de amparo y los órganos judiciales.

    Desde la perspectiva del código civil, la propiedad se distingue por sus elementos de utilización, goce y disposición. Aunque la reivindicación no sea técnicamente un elemento, representa la aplicación del derecho de persecución, una facultad conferida a los titulares de derechos reales (Campos, 2022).

    En resumen, la propiedad se define como un derecho real, absoluto, exclusivo y perpetuo. Es real al establecer directamente un vínculo entre la persona y el bien en cuestión, es absoluto al conferir al titular todas las facultades sobre el bien, es exclusivo al eliminar cualquier otro derecho sobre el bien (incluso en casos de copropiedad), y es perpetuo al no extinguirse por la mera falta de uso.

    Evolución histórica y cambios significativos en la regulación del derecho de propiedad en el Perú

    La evolución histórica en cuanto a este derecho en nuestro país, ha experimentado diversas etapas, influenciada por distintos ámbitos que pueden abarcar el aspecto económico, político, social, legal entre otros. A continuación, se esboza un panorama general de esta evolución:

     Época Precolombina:

    Culturas Indígenas: Previo a la llegada de los españoles a nuestro país, diversas culturas indígenas en el territorio peruano tenían sistemas de propiedad colectiva y comunal. La tierra era considerada un bien común y no existía una noción de propiedad individual en el sentido europeo.

     Época Colonial:

    Conquista Española: Con la llegada de los españoles en el siglo XVI, se impuso el sistema legal y social europeo. La corona española estableció el derecho de propiedad privada, asignando tierras a los colonizadores y otorgando títulos de propiedad.

    Encomiendas y Haciendas:

    Durante la colonia, se instituyeron encomiendas y haciendas, grandes extensiones de tierra otorgadas a españoles que a menudo explotaban a la población indígena. Esto llevó a la concentración de la propiedad en manos de unos pocos.

     Época Republicana:

    Independencia: Con la independencia de Perú en 1821, se promulgaron las primeras constituciones republicanas. Se reconocía el derecho a la propiedad privada como un principio trascendental.

    Reformas Agrarias: En el transcurrir del siglo XX, se efectuaron varias reformas agrarias en un intento de redistribuir la tierra y mejorar la situación de los campesinos. Estas reformas afectaron la propiedad de grandes latifundios y buscaron promover la propiedad rural.

     Período Contemporáneo:

    Constituciones Modernas: Las constituciones de la era moderna, como la de 1979 y la de 1993, han reconocido y protegido este derecho como un fundamental. Establecen los límites y restricciones para proteger el interés social y la equidad.

    Reformas y Desafíos Actuales: A lo largo de las últimas décadas, se han implementado diversas reformas legales relacionadas con la propiedad, especialmente en áreas como la propiedad intelectual y la regulación del uso del suelo. Sin embargo, persisten desafíos, como la informalidad en la tenencia de la tierra y la necesidad de equidad en la distribución de la propiedad.

    En general, la evolución con respecto a este derecho en el Perú refleja la interacción de tradiciones indígenas, influencias coloniales y los cambios sociales y políticos en la era republicana. A lo largo de la historia del país, ha sido una constante el esfuerzo por encontrar un punto de equilibrio entre salvaguardar los derechos individuales y tener en cuenta los intereses colectivos en la evolución del derecho de propiedad.

       ANÁLISIS COMPARATIVO ENTRE EL DERECHO ROMANO Y EL CÓDIGO CIVIL PERUANO

    Naturaleza y alcance del derecho de propiedad en el derecho romano y código civil peruano

    Los derechos de propiedad son derechos absolutos, esto permite a que cada propietario reclame o defienda su propiedad, incluso con el uso de la fuerza razonable, y en algunos casos, su utilidad o su contenido, porque puede ser completamente controlado. Posibilidad de destruir cosas, por tanto, se dice que los derechos de propiedad son facultades legales y directas que permiten a una persona disponer, disponer o reclamar objetos o bienes sin afectar derechos ajenos ni exceder los límites establecidos por la ley, la propiedad incluye todos los objetos tangibles que se usan, son útiles, tienen una existencia limitada y son habitables. En otras palabras, la persona propietaria de la tierra en la que crece el campo de batatas también es dueña de las batatas que eventualmente se cosecharán allí, y puede hacer con ellas lo que mejor le parezca, que es venderlas; además los derechos de propiedad son las leyes necesarias para que una persona pueda disponer, disponer y reclamar objetos y bienes sin perjuicio de los derechos de otros o de las restricciones que establezca la ley, específicas y directas. autoridad (Morán, M. 2002).

    La propiedad incluye todos los objetos tangibles que se usan, son útiles, tienen una existencia limitada y son habitables, el cual esto significa que si alguien es dueño de la tierra en la que crece un campo de batatas, también es dueño de las batatas allí cosechadas y puede manipularlas, es decir, venderlas, si quiere, siempre transferir, transferir o donar dentro del marco legal. En algunos casos, estos bienes pertenecen a dos o más personas, dando lugar a derechos de propiedad conjunta, individual y colectiva, según corresponda. Por otro lado, podemos hablar de derechos de propiedad en términos generales, no solo de la idea de control o poder que las personas tienen sobre las cosas, desde un punto de vista general, los derechos de propiedad son las facultades que tenemos las personas para obtener lo que nos pertenece.

    Sin embargo, desde una perspectiva jurídica, los derechos de propiedad implican el poder directo que una persona tiene sobre la propiedad, dándole pleno poder para disponer de los bienes que ha adquirido. Por lo tanto, los derechos de propiedad se limitan a proteger el bienestar del público y de otros (Carlos, L. 2002).

    El derecho de propiedad se caracteriza por ser.

    -Perpetua, ya que depende de la duración del bien inmueble.

    -Exclusivo porque sólo puede pertenecer al dueño del inmueble.

    -Limitado a proteger el bienestar público según lo dispuesto por la ley.

    Modos de adquisición y limitaciones del derecho de propiedad.

    caracteres del derecho de propiedad

     Debido a que la apropiación del bien es reflexiva y no instintiva, es una fuerza moral. Es decir, es una limitación inherente a la utilidad de muchas cosas, que no puede utilizarse para satisfacer las necesidades de muchos individuos al mismo tiempo. Por esta razón, los bienes llamados inagotables o gratuitos, como la atmósfera, el océano y la luz del sol, que todos pueden obtener en exceso, no son bienes de los que se pueda apropiarse. La propiedad puede referirse a la naturaleza de la cosa misma, a su utilidad o a sus frutos. De aquí surge el concepto de regla incompleta, y de si una regla se aplica a una entidad (regla radical) o a un interés (regla o resultado ordinario, regla de usufructo).

     Cuando estos dos tipos de dominación se encuentran en un mismo sujeto, constituyen dominación total o completa. Los derechos de propiedad permiten a cada propietario reclamar o defender la propiedad de una cosa, incluso con el uso de fuerza razonable, y en algunos casos, no se puede determinar completamente su utilidad o incluso su contenido, tienes control total sobre ella. significa destruir cosas.

    Limitaciones del derecho de propiedad.

    Lo que se ha presentado destaca la importancia y la protección del derecho de propiedad como un derecho fundamental, especialmente en el marco constitucional.

    Garantía Constitucional: La Constitución reconoce el derecho de propiedad como inviolable y establece que el Estado lo garantiza, esto recalca la importancia y la protección que se otorgan a este derecho fundamental.

    Participación en el Desarrollo Socioeconómico: El derecho de propiedad no solo implica la posesión de bienes, sino también la participación del propietario en la organización y desarrollo de un sistema socioeconómico.

    Protección por el Estado: Se destaca que, como derecho fundamental, el derecho de propiedad merece y exige protección por parte del Estado y sus órganos.

    Limitaciones y Restricciones: A pesar de su importancia, se reconoce que ningún derecho fundamental es absoluto. El derecho de propiedad está sujeto a limitaciones y restricciones, las cuales deben cumplir con ciertos criterios, como estar establecidos por ley, ser necesarios, proporcionales y dirigidos a objetivos legítimos en una sociedad democrática.

    Figuras Jurídicas Limitativas: Entre las limitaciones establecidas por la ley se encuentran la expropiación, incautación y decomiso, las cuales, bajo ciertos supuestos, pueden restringir temporal o permanentemente el ejercicio del derecho de propiedad.

    Este marco legal y constitucional proporciona un equilibrio entre la protección de los derechos de propiedad y la capacidad del Estado para intervenir en situaciones específicas en beneficio de la sociedad.

    Extinción y transmisión de la propiedad

    Esencialmente, la confiscación de dominio es un proceso legal en el que un estado reclama propiedades de personas porque fueron adquiridas con dinero de una actividad ilegal y utilizadas en un acto delictivo.

    Transmisión de la propiedad:

    Una transferencia de propiedad o transferencia de propiedad es un evento formal en el que una persona con un interés de propiedaden particular transfiere ese interés a otra persona o entidad.

    Causas de extinción de la propiedad

    Abandono del bien, durante veinte años: Esta es una forma bastante controvertida de muerte en la propiedad. Esta regla se aplica bajo la condición de que la propiedad nunca sea inválida. Si la propiedad no pertenece a un particular, pertenece al Estado. Si la propiedad pertenece a un individuo y no hay heredero en el momento de su muerte, la propiedad naturalmente pasa a ser propiedad del Estado. En la práctica, en Japón, el abandono de un inmueble conduce a la aparición de un propietario (un tercero que no es el propietario) que seguirá utilizando el inmueble indefinidamente durante un largo período de tiempo y, como resultado, se convierte en Posibilidad de adquirir la propiedad. Es importante tener en cuenta. A través de una persona jurídica denominada Usucapión se reconocen jurídicamente los bienes abandonados por estos terceros, (Orrego, J.2011).

    Adquisición del bien por otra persona:

    Es un bono libre que comprende la puesta en circulación independiente ya sinalagmático de un bien. Vale decir, que la importación de la casa por otra persona, se configura con el desordenado interés del dueño que la transfiere, y del adquiriente.

    Para vislumbrar oriente concepto, imaginemos el paradigma de una subasta de una sección en el extrarradio de Dios María, en la cual Pedro, es el dueño que voluntariamente transfiere la sección a Sandra, la adquiriente, que con su aplauso dietas la valía de traspaso convirtiéndose con esta puesta en circulación sinalagmático en la nota propietaria de la sección.

    Destrucción o pérdida total del bien:

    Tampoco puede errar con la mera asunción de usarla en que podemos encontrarnos en cierto momento. Se trata, pues de un riesgo en el que el bloque ha desaseado de sobrevenir física y jurídicamente, es aseverar cuando el bloque ha caducado a individuo rex fantástico comercium (cuando la cosa está excepto comercio).

    Expropiación:

    Inviolabilidad del derecho de propiedad El derecho de propiedad es inviolable. El Estado lo garantiza. Se ejerce en armonía con el bien común y dentro de los límites de ley. Como podemos darnos cuenta la constitución protege la propiedad de cada individuo, (César L. 2017).

    Usucapio: Modestino, jurista romano define como usucapión la adquisición de la propiedad por la posesión continuada durante el tiempo establecido en la ley, esta figura jurídica era aplicada solo a los ciudadanos romanos que cumplieran con tener la propiedad quiritaria; a todo ello se sumaba que se debían cumplir con cinco requisitos: Res habilis , titulus, fides, possessio y tempus.

     Res habilis: este requisito conlleva a analizar la cosa que se va usucapiar y debería estar in commercium, es decir las cosas que estaban fueran del comercio no era posible que los particulares se apropien.

    Titulus: Este requisito estaba relacionado al título del poseedor, el mismo que acreditaba la posición, esto permitía establecer que la posesión este en una causa justa de adquisición, es decir que debe poseer como comprador, donatario, en virtud del dote; como legatario.

    Fides: Solo el poseedor de buena fe podía convertirse en propietario por usucapión, bajo la legislación del derecho romano, el ladrón no podía usucapir.

    Possessio: Bajo sistema jurídico romano para adquirir la propiedad por usucapión necesariamente debería haber continuidad, una interrupción generaba el comienzo de una nueva usucapión con todos los requisitos establecidos.

    Tempus: Las tablas XII, fijó los plazos necesarios para iniciar el proceso de usucapión, en ese sentido se tenía que para bienes muebles el plazo era de 1 año, sin embargo, para viene inmuebles era de 2 años, en se contexto podemos inferir que los romanos tenían un buen sistema jurídico, sobre todo para su época donde no existían instituciones que coadyuven con el sistema jurídico.

     En ese sentido, haciendo un análisis comparativo con nuestro sistema jurídico en específico; el artículo 950 del Código Civil peruano establece requisitos de la usucapión del bien inmueble. La prescripción adquisitiva, también se le conoce dentro del derecho civil como usucapión, es una forma jurídica mediante la cual una persona puede adquirir el dominio o derechos reales sobre una propiedad a través de la posesión continuada durante un tiempo establecido por la ley. En esencia, si alguien posee un bien durante un período específico y cumple con los requisitos legales, puede convertirse en propietario de dicho bien. Esta figura es muy interesante desde la perspectiva del derecho, debido a que, la persona adquiere el derecho de dominio, si este ha permanecido por un largo tiempo en posesión de la propiedad. Esto implica que la persona que posee el bien adquiere el derecho de propiedad independientemente de quien fuera el propietario previo, ya que la prescripción extingue los derechos anteriores. El proceso de adquisición del dominio por usucapión implica una demanda judicial para obtener un título de propiedad a favor del poseedor del inmueble. Se considera una acción personal y no real, ya que no se solicita la posesión de la cosa, sino un reconocimiento del derecho de propiedad que el poseedor ya ha adquirido por prescripción. Además, nuestro Código Procesal Civil establece que el proceso de prescripción adquisitiva se lleva a cabo a través de un proceso abreviado, donde el poseedor presenta una demanda para que se le reconozca como propietario por prescripción. En ese sentido, podemos concluir que el derecho romano ha contribuido con la formación de nuestro sistema jurídico, en lo particular con mucha relevancia en materia civil.

    Acción Reivindicatoria: La acción reivindicatoria, que permite al propietario reclamar la restitución de un bien en posesión de otra persona, es otro ejemplo. Este derecho, derivado del Derecho Romano, está reconocido en el Código Civil peruano (Artículo 923 y siguientes).

    Distinción entre Propiedad y Posesión: El Código Civil peruano distingue entre propiedad (dominio) y posesión, una distinción arraigada en el Derecho Romano.

    Modos de Adquisición de Propiedad: las diferentes figuras que conllevan a la adquisición del bien están desarrolladas en nuestro código civil, podrías hablar desde la perspectiva de ocupación, sucesión por muerte de sus titulares, todos estos tienen como base al derecho romano.

    Estos ejemplos evidencian cómo principios y conceptos fundamentales del Derecho Romano han sido adoptados e integrados en el Código Civil peruano, proporcionando un marco legal que refleja la evolución y adaptación de estas ideas a la sociedad y las necesidades legales contemporáneas en Perú (Mainar, R. 2020).

    Para un amplio análisis de la influencia del derecho romano en nuestro código civil peruano, hemos creído conveniente traer a colación el análisis y comentarios del segundo pleno casatorio civil 2008, materia de análisis LA USUCAPIÓN DEL COPOSEEDOR, recaída en la sentencia de casación N°2229-2008-Lambayeque.

    Que es un pleno casatorio en nuestro ordenamiento jurídico.

    Para entender que es un pleno casatorio, es pertinente recurrir al artículo 400 del nuestro código procesal civil, este nos menciona que es la reunión de los jueces supremos especializados que tiene como finalidad para resolver un recurso de casación; genera un precedente judicial, y tiene carácter vinculante, por ello es importante revisar los plenos casatorios para ver el razonamiento jurídicos de los jueces (Renzo, C. 2016)..

    Comentarios del segundo pleno casatorio civil 2008

    Este pleno casatorio fija doctrina vinculante y analiza el artículo 950 del Código Civil, los sujetos procesales que intervienen en el procesos son : demandantes Rafael Agustín Lluncor Castellanos y Gladys Filomena Lluncor Moloche, el señor Rafael refiere que en el año 1943 recibió  la posesión del bien  de su ex empleadora, que para entonces la empleadora ya había fallecido, ello en mérito de sus servicios brindados a sus ex empleadora , además precisa que en dicho inmueble han crecido sus hijos, entre ellas la señora Gladys – codemandante. La misma que mantiene posición hasta la fecha conduciéndose como propietaria en forma continua quieta, pacífica y de buena fe, por más de 60 años. La demanda se sustenta en base a que los propietarios nunca ocuparon el bien habiéndose incluido de modo indebido en un pedido de mayor extensión. Por otro lado, encontramos a los codemandados Hugo Arbulú Arbulú refiere que el bien que ocupa los demandantes tiene propietario. Los que alegan tener el derecho carecen de título justo agregando que es falso que ellos hayan ejercido algún derecho de propiedad sobre dicho predio; asimismo señala que tienen mejor derecho de propiedad que la familia Cepeda Yzaga; por tener derecho inscrito más antiguo; indica que los demandantes ocupan el inmueble en virtud de un contrato de arrendamiento celebrado con el representante de Don Guillermo Zepeda Ysaga; En ese sentido, los que alegan tener la propiedad están ocupando la misma en calidad de arrendatarios del inmueble; El juez de primera instancia en junio del 2006 declara infundada la demanda, Seguidamente el 30 de enero del 2007 el juez  en virtud del análisis normativo, otra vez  declara infundada la demanda ,para ello sentó sus argumentos en: Quien ejerce realmente la posición del bien inmueble es el señor Rafael , mas no su hija la señora Gladys, la misma que es codemandante, esto no podría ser admitido porque ella  vivió en la casa de sus padres  Como hija del dueño del inmueble, existían circunstancias que le impedían adquirir el inmueble por prescripción; El juez afirmó que el demandante busca crear una imagen unificada de dos propietarios paralelos y copropietarios de un mismo inmueble. El Tribunal Superior Civil de Lambayeque confirmó esta decisión, señalando que quien solicita la prescripción no puede tener la condición exclusiva de cargo y propiedad si el cargo es compartido con otras personas naturales o jurídicas. En este sentido, concluyó que lo anterior era inaceptable. En efecto, la señora Gladys presentó un recurso de casación alegando una violación de las disposiciones que garantizan el derecho a un proceso justo, en particular la interpretación errónea del artículo 950 del Código Civil. Por otro lado, pidió no aplicar el artículo 899, que permite la copropiedad. La Corte Suprema de la República, con base en jurisprudencia y criterios cuidadosamente analizados, reconoció el recurso de apelación como infundado y encontró el siguiente principio vinculante de jurisprudencia: «La interpretación correcta del artículo 950 del Código Civil debe ser que nada contiene. A dos o más copropietarios homogéneos se les puede negar la oportunidad de utilizarlo porque si sus reclamos estuvieran protegidos se convertirían en copropietarios, una persona jurídica según nuestra ley.

    A nuestro entender, esta jurisprudencia no ha querido uniformizar las sentencias, sino por el contrario, lo que se pretende es corregir la interpretación errada por parte de la primera sala civil de Lambayeque, como podemos evidenciar ; la sala ha descrito que la prescripción se adquiere la propiedad del inmueble , solo cuando la posesión sea exclusiva y como verdadero propietario por parte de quien demanda la prescripción, no admitiendo la figura de interponer demanda los coposeedores homogéneos, con ello se cierra la posibilidad que los coposeedores puedan usucapir un mismo bien. Bajo esta figura, resulta preocupante debido a que son padre e hija, y lo más debatible es que solo la hija interpone recurso de casación, con lo cual es pertinente hacerse la pregunta, los hechos jurídicos materia de controversia solo alcanzarían a la señora Gladys o también alcanzarían al señor Rafael; en ese sentido, debemos analizar la figura de litisconsortes; si bien en la demanda los codemandantes sostienen que ambos son poseedores del bien, y como tal ambos tienen  el derecho de ser declarados propietarios, sin embargo, de las pruebas se advierte que el señor Rafael tenía la calidad de poseedor bajo la figura de arrendatario, y su codemandante habría residido en él ,en calidad de hija; por lo que no cabe duda que el Señor Rafael tiene la condición de poseedor pero bajo la figura de arrendatario, en ese sentido, carece de un requisito vital para usucapir el bien, analizando el hecho jurídico de su hija Gladys, ella tiene un derecho distinto, ella resulta ser tenedora y no poseedora, todo esto en virtud de haber residido como hija en el inmueble – conjuntamente con su padre.

    En mérito a nuestra legislación es pertinente hacer una diferencia sobre tenedor y poseedor, el tenedor de un bien es aquella persona que no tiene interés propio, sino que conduce el bien por encargo, sin embargo, cuando estamos frente al caso de un poseedor , el sí tiene interés propio, y además cumple con uno de los atributos de la propiedad, tal es el caso el disfrute del bien, claro está, que cuando una persona conduce el bien en interés propio no tiene interés ajeno, ocupa el bien para poder satisfacer sus propias necesidades y no de terceros; por los argumentos glosados y de conformidad con las leyes creemos que los hijos menores de edad no alcanza la figura de poseedores, esto debido a que: los padres tiene la obligación de darles vivienda , comida y salud, etc, por el contrario, los hijos mayores de edad, ello si pueden adquirir la figura de poseedores, en el entendido que utilizan la vivienda para cubrir sus necesidades, a pesar que viven en la casa de los padres, sin embargo, estos lo han permitido, por el contrario los padres pueden solicitar que  los hijos se valgan por sí mismo, dado que tienen la suficiente capacidad, salvo los hijos discapacitados, así lo advierten este sentencia.

    La cuestión controvertida es si los padres ocupan esta posición a título de título (p. ej. inquilino, comandante, usufructuario, etc.) o como propietarios y permiten que sus hijos adultos sigan viviendo en su hogar si ejercen otros tipos de posesión, es decir. , heterogéneos, en el sentido de que no podrán utilizar el inmueble no sólo porque el territorio que ocupan es irreal, sino también porque la ley determina la naturaleza del derecho de posesión ejercido por los hijos adultos y los familiares que viven en el hogar. En el caso bajo análisis, los codemandantes enfrentarán una situación de demanda colectiva al apelar la declaración de propiedad, asumiendo que si uno de ellos presenta una demanda y se determina que es propietario, el juez enfrentará una situación de demanda colectiva. También deben incluirse otros copropietarios. Reclamar la copropiedad por prescripción, por el contrario, hará inadmisible la pretensión porque la pretensión de cuota perfecta es imposible, y esto se debe a que nuestro ordenamiento jurídico no reconoce esta figura de cuota. En los casos impugnados se concluyó que las consecuencias jurídicas surgían únicamente para el participante (Ruíz Montero, R. E. 2017).

    La posesión continua y la pacífica como requisitos para la usucapion, según la sentencia del segundo pleno casatorio. interrupción del plazo prescriptorio.

     

    El Tribunal Supremo, en el considerando 48 de su sentencia, estableció los elementos configurativos que dan lugar al usufructo: continuidad de la posesión y posesión pacífica; la posesión no continúa cuando el poseedor finalmente realiza actividades posesorias, y la doctrina reconoce dos tipos de interrupciones: las interrupciones naturales y las interrupciones civiles, mientras que cuando el poseedor deja de realizar actividades posesivas por la sustracción efectiva del bien, puede entenderse como una interrupción natural. Una quiebra civil se produce cuando se emite una citación contra el poseedor. Según estos dos números, nuestro ordenamiento jurídico sólo reconoce las interrupciones físicas, que creemos están previstas en el artículo 953 del Código Civil, y por lo tanto, al no corresponder la persona civil, no se impone la prescripción a quien está en posesión de la citación y de la interrupción, expresando todo lo anterior, podemos decir: En este caso el demandante no es demandante necesario porque la naturaleza del derecho de posesión que poseen cada uno de ellos no es la misma que se muestra en la evidencia. se planteó, pero en cambio estamos ante un caso de acción voluntaria de consorcio; en este sentido los demandantes son copropietarios, pero cabe señalar que al no ser de un solo carácter no pueden apropiarse del inmueble porque son dueños del inmueble en copropiedad.

    La nueva noción de posesión:

    Al revisar la doctrina romana, nos damos cuenta que separaba la posesión de la propiedad, si analizamos de manera figurativa podemos decir que es como las dos caras de la moneda, la posesión era el poder fáctico de hecho y la propiedad era el poder jurídico; resultaba ser muy importante la protección a la posesión, porque esta conducía a usucapión, es decir a la propiedad, en efecto, aquí nacen las dos grandes posturas para definir o tipificar la posesión. Cabe precisar que nuestro código civil peruano en su artículo 896 recoge esta doctrina un tanto desactualizada, porque si bien, en el derecho romano encontramos esos argumentos jurídicos, debemos recordar que era en el derecho romano clásico, sin embargo , en el derecho romano posclásico (justiniano) varían estas posturas; para dejar sentado los argumentos, la posesión no solo es de hecho factico, sino también de derecho; la posesión de hecho se discute y se defiende , por otro lado tenemos la posesión de derecho se debate a nivel de acción posesoria, ya desde Jhering la posesión es un derecho.

    1. Evolución Jurisprudencial del Derecho de Propiedad

    Que duda cabe que el derecho evoluciona, un sistema jurídico que no se actualiza, sencillamente no es derecho, los tiempos cambian y el derecho como ciencia social debe actualizarse, por ello es pertinente estudiar la evolución de la jurisprudencia para llegar a comprender los hechos fácticos que sustentan nuestras leyes, en ese sentido, el derecho a la propiedad en nuestro sistema jurídico ha desarrollado abundante jurisprudencia, en el entendido que actualmente en las grandes ciudades existen migraciones masivas de gentes, tal es el caso de Lima, a partir de los años 70 existe un fenómeno de crecimientos de invasión de tierras, las gentes vienen de las zonas rurales, en búsqueda de desarrollo personal y familiar, al ser una migración de la zona rural a la zona urbana, esto hace que las personas invadan propiedades pública y privadas, años después estas se convierten en asentamientos humanos, los mismos que carecen de toda  formalidad en materia de construcción , agua , desagüe y luz, asentamientos humanos que no cuentan con vías asfaltadas, del análisis podemos decir que esto es a consecuencia de una desigualdad social y económica a nivel nacional.

    El derecho a la propiedad en nuestra legislación peruana

    El derecho a la propiedad se encuentra sustentada en una de las fuentes del derecho, que es la constitución en sus artículos 70 al 73, esto nos precisa que es un derecho fundamental de la persona, y como derecho real, dicho de otra forma, la propiedad es reconocido jurídicamente, visto desde esta perspectiva la propiedad desde la configuración básica está en el derecho civil, expresamente en el artículo 923 del código civil y articulo 70 de la constitución, el mismo que señala que la propiedad debe ejercerse en armonía y con el interés social.

    Paradigmas legales del derecho a la propiedad

    El desarrollo informal de las ciudades está influenciado por el sistema legal, que funciona dualmente. Por un lado, existen normas jurídicas que excluyen la tierra, determinan derechos de propiedad y normas registrales; por otro lado, muchas ciudades tienen sistemas de planificación urbana defectuosos. En muchos lugares, la falta de regulación del suelo limita las intervenciones urbanas significativas, restringiendo las mejoras de infraestructura y vivienda a los más vulnerables, lo que lleva a la segregación socioespacial.

    Los problemas legales en esta área se ven exacerbados por las disputas institucionales entre los gobiernos locales y centrales sobre el poder regulatorio del desarrollo urbano. Los sistemas legales que rigen el desarrollo urbano en ciudades individuales son a menudo arcaicos e inconexos, lo que resulta en un desajuste y una desconexión generalizados entre las ciudades legales (según las define la ley) y las ciudades reales.

    Los académicos latinoamericanos sostienen que se necesita un nuevo paradigma legal bien definido y coherente para promover un mercado de tierras eficiente, la inclusión socioespacial y la sostenibilidad ambiental. Los principios legales de los derechos de desarrollo de la tierra y las relaciones de propiedad están influenciados por decisiones políticas y culturales. Como resultado de procesos sociopolíticos que evolucionan con el tiempo, estos sistemas a menudo se complican por acuerdos diferentes, conflictivos y a veces contradictorios. En América Latina existen tres paradigmas jurídicos relacionados con la propiedad de la tierra: el derecho civil, el derecho administrativo y el derecho urbanístico. Históricamente, el paradigma civil basado en códigos civiles históricos ha sido dominante, aunque se ha ido reformando gradualmente hacia un enfoque más intervencionista del derecho administrativo. Un movimiento recientemente floreciente ha argumentado que sólo los marcos legales urbanos de vanguardia pueden proporcionar un paradigma legal integral para los desafíos actuales del desarrollo urbano.

    Paradigma del derecho civil

    La interpretación predominante del Código Civil, sustentada en la doctrina y la jurisprudencia, tiende a fortalecer los derechos de los propietarios en detrimento de sus obligaciones. en áreas urbanas, sin tener en cuenta otros beneficios sociales, ambientales y culturales de las áreas urbanas propiedad de la propiedad. Esta explicación tiene poco en cuenta el valor de uso, porque la propiedad de la tierra y la propiedad se considera en gran medida una mercancía.

    Su valor económico está determinado principalmente por los intereses de los propietarios. Desde este punto de vista, las acciones del Estado en el ámbito de la gestión territorial y la política urbana Se han tomado importantes medidas de planificación urbana con estrictas restricciones.

    Los conflictos legales son comunes. Los grandes proyectos públicos suelen requerir la compra de una gran cantidad de terreno y la compensación se calcula en función del valor total del terreno. Los empresarios tienen pocas responsabilidades, la construcción es una carga la provisión de infraestructura y servicios es en gran medida responsabilidad del Estado. Esto permite que se malinterprete la ley de construcción al asumir que son expresiones específicas.

    Derechos individuales de propiedad de la tierra. impide que el país se recupere Incremento del valor del suelo como consecuencia de obras y servicios públicos. En esta tradición jurídica individualista, el derecho a usar y disponer de la propiedad, esto a menudo se malinterpreta como el derecho a no usar ni negociar con la propiedad. Hay algunas obligaciones legales u órdenes obligatorias más para equilibrar Cargas y beneficios de la urbanización (Lobatón, R. 2014).

    CONCLUSIONES

    La influencia del derecho romano en el derecho civil peruano se manifiesta no sólo en la definición de propiedad como el derecho a usarla, disfrutarla y disponer de ella, sino también en la herencia de los principios básicos de protección y defensa de la propiedad. La propiedad en el tiempo, este efecto, aunque adaptado y reinterpretado, muestra la continuidad histórica y conceptual de la propiedad como derecho fundamental en el marco jurídico peruano, cuyos fundamentos se remontan a los principios de la antigua Roma.

    El desarrollo histórico y jurídico de los derechos de propiedad, desde el derecho romano hasta el Código Civil peruano, refleja una trayectoria de cambio y adaptación. Los derechos de propiedad como derecho fundamental han conservado su significado y esencia, a pesar de transformarse para adaptarse a las necesidades y el desarrollo del marco legal.

    Desde el derecho romano, donde la propiedad era considerada un derecho absoluto, permanente, exclusivo e inviolable, hasta su plasmación en el Código Civil del Perú, siempre se han respetado principios fundamentales como el derecho real a usar, disfrutar y disponer de la propiedad. Estos principios fueron heredados y permearon el derecho civil peruano, protegiendo la naturaleza de la propiedad como un derecho con características inherentes. Una comparación de los conceptos básicos de propiedad en el derecho romano y el Código Civil peruano muestra el legado histórico de los principios básicos, pero también la evolución y adaptación a las cambiantes necesidades y demandas de la sociedad y el ordenamiento jurídico.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *